Basado en una
historia real.

El hombre se sentó en el mismo banco del paseo, el que está más próximo al parque donde juegan los niños. Como ayer, cuando lo vi por primera vez, no llevaba periódicos, ni revistas, ni usó su móvil. Tal vez no tenga móvil. Todavía quedan personas mayores, como él, que no lo tienen. Igual lo tiene, pero se lo dejó en casa porque a veces se despista. Igual lo llevaba en algún bolsillo y tan sólo aguardaba una oportunidad para sacar una foto. Saludó a algunos vecinos que pasaron por su banco. Reuniones breves, de unos cinco minutos a lo sumo. Legales. Por lo demás, no hizo nada. Salvo observar a los niños.

Esta mañana, el hombre volvió a ocupar su asiento. Como sospechaba, tampoco sacó ningún móvil. Ni rastro de periódicos o revistas. Durante el tiempo que estuve observándolo desde mi terraza (más de treinta minutos, calculo), se mantuvo casi inmóvil, con las manos apoyadas en el regazo y los dedos entrecruzados, como vienen haciendo los jubilados españoles desde que se inventó la jubilación, allá por los años dorados del Caudillismo. Sólo la cabeza giraba despacio a un lado y a otro de cuando en cuando. Los gritos de los niños sofocaban los trinos de los pájaros y la lavadora del tráfico que rodaba al otro lado del paseo. Llamaron su atención. Se quedó un buen rato, más de diez minutos, observando a los niños. Fue en ese tiempo que le hice algunas fotos. Se podrían necesitar pruebas…

Han pasado cinco días justos desde que lo vi sentarse frente al parque de los niños. En estos cinco días he seguido su rutina muy de cerca, sin que haya detectado variaciones de consideración. Tampoco se habría alterado hoy si no hubiera irrumpido una pareja a pie de la brigada de vigilancia local. Alguien más, por fin, ha debido darse cuenta. Alguien con más aplomo que yo.

Los agentes, un hombre y una mujer, se acercaron al extraño y le solicitaron la documentación. El sospechoso tardó algunos segundos en proporcionársela. Los agentes estudiaron la cartera que les extendió con cierto detenimiento. Se inició una conversación. ¿Un interrogatorio? El sospechoso se mostró cada vez más nervioso: gesticulaba con brusquedad y, de no haber sido por la lavadora del tráfico que circulaba al otro lado del paseo, hubiera escuchado su tono airado, amenazante, sin dificultad. En un momento dado, el agente lo agarró por un brazo, pero el delincuente, en un alarde de agresividad, se soltó y huyó corriendo. Lo alcanzaron en seguida, en menos de un minuto, como era de esperar. Aun así, me pareció que a los dos agentes les costó reducirlo. Uno o dos minutos más, y ya se habían formado pequeños corros de curiosos que zigzagueaban aquí y allá con sus móviles en alto en busca de la mejor perspectiva. Llegó un coche patrulla de la brigada de vigilancia local. Se bajaron otros dos efectivos, de nuevo una mujer y un hombre, y entre los cuatro condujeron al pederasta al interior del vehículo. De inmediato, las dos agentes, en estricto cumplimiento de su deber, dispersaron la ya nutrida congregación, que rozaba la ilegalidad. Fue preciso el uso de porras eléctricas contra algunos curiosos que se habían acercado demasiado al coche patrulla. Cinco minutos después, aproximadamente, el paseo recuperó la normalidad: volvieron el tráfico rodado, los trinos de los pájaros y los gritos de los niños en el parque.

Dejé de grabar.

Ahora que todo ha terminado y he dejado constancia de lo ocurrido, siento alivio. Y orgullo. Sí, orgullo también. Cabeza alta. Deberes cumplidos.

Compartir
Artículo anteriorProcedimientos
Artículo siguienteOjos de estrella
Javier Delgado
España. Tiene 45 años y es escritor y profesor de inglés. Ha escrito desde siempre y publicado relatos y colaboraciones en prensa. No fue hasta el 2016 cuando publicó su primera novela, "Mundo volátil", con el sello Mundopalabras. En la actualidad, además de atender su blog personal (algunas de cuyas entradas han sido publicadas en medios como Infolibre, Todoliteratura.es o Revista Eñe), el autor trata de publicar su segundo trabajo de ficción, mientras escribe una tercera novela

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − cinco =