Cuando creías que la invención de la tecnología, las redes sociales, los medios de comunicación y la inteligencia artificial significaban grandes avances que iban a facilitarle la vida y le iban a traer muchísimas ventajas al ser humano, así como satisfacer muchas de sus necesidades… llega Black Mirror, que te bota por completo esta percepción y te hacer ver que no eres más que uno de los peones de este espeluznante juego de la realidad tecnológica.

Black Mirror es una serie de televisión de origen británico que fue estrenada en el 2011. Hasta ahora consta de 3 temporadas con un total de 13 episodios, los cuales fueron escritos por el guionista Charlie Brooker quien, en mi opinión, tiene una mente brillante y un modo eficaz de contar buenas historias. La esencia de la serie es mostrar cómo hemos sido afectados por la ciencia y cómo podemos llegar a ser en un futuro si seguimos así, y esto es demostrado por medio de diferentes historias: ningún capítulo tiene relación entre sí a pesar de girar en torno al mismo tema.

Desde el primer capítulo comienzas a darte cuenta que prácticamente estás viendo la realidad de la sociedad reflejada en una pantalla y adaptada a un formato, pero no es más que una tremenda crítica a la vida que todos los seres humanos estamos llevando hoy en día.

Trata temas desde la hipocresía de los medios de comunicación hasta la política. Desde la adicción a las redes sociales hasta el peligro del internet. Desde las infidelidades hasta los crímenes, así como temas más profundos como la relatividad de tiempo, la opresión, las guerras, la muerte, la eternidad y los sistemas operativos que puedan llegar a controlar nuestras vidas en un futuro.

Nosedive

Lo mejor de todo es que una historia es totalmente independiente de la otra y no necesitas llevar un orden específico para ver toda la serie. Un capítulo concluye y luego puedes ver algo distinto con nuevos personajes y nuevas “amenazas”. No se repiten temas y tampoco se repiten actores, cosa que hace que te atrape más y puedas sentarte a disfrutar algo novedoso sin tener idea de que tratará (a menos que te hagas spoiler tú solo, como yo).

El final de cada capítulo te deja inquieto y no haces más que cuestionarte como, literalmente, el mundo está llegando a estos extremos y por más que la cataloguen como una serie de “ciencia-ficción” he de decir que de ficticio no tiene nada. Es cruda, realista y directa. No se limita en mostrar todos estos aspectos de la manera en que realmente son.
Creo que ningún capítulo tiene un final feliz y todos te dejan con un mal sabor de boca, aunque a decir verdad ese es el principal objetivo de los escritores. ¡Y vaya que lo logran bien!

The National Anthem

Todos y cada uno de los episodios son buenos y aunque si tengo mis favoritos ninguno se queda debajo de otro. Todos aciertan en el tema que quieren tocar y critican sin más no poder la realidad de nuestras vidas de una manera muy sutil y metafórica, pero de igual forma impactante.

Ahora bien, ¿por qué Black Mirror? Me puse a investigar y descubrí que el nombre de esta serie televisiva se debe a la pantalla negra que regularmente vemos en nuestros teléfonos, televisores, computadoras, cuando están apagados. Nada más vemos nuestro reflejo a través de esta pantalla, un reflejo negro que metafóricamente nos muestra la oscuridad que estos aparatos manifiestan a través de nosotros, a través de este “espejo negro”. Algo loco, pero demasiado inteligente para ser verdad.

Y sí, aunque ya dije que ningún capítulo se relaciona entre sí, todos existen en el mismo universo y a lo largo de estos se pueden observar diferentes easter eggs que se hacen referencias entre sí, sobre todo cuando nos muestran las noticias. Así como también hay una canción específica que se escucha en varias ocasiones.

Shut Up and Dance

Solo quiero decir que llegué a ver esta serie nada más por curiosidad y al final puedo decir que se ha convertido en mi serie favorita. De verdad que aplaudo mucho el atrevimiento de poder transmitir esto en televisión de modo que sirva como forma de expresión hacia la sociedad actual, es muy acertado su contenido y no es transmitido nada más por entretenimiento sino para realmente demostrar algo.

Está de más decir que se las recomiendo totalmente a aquellas personas que quieran pensar un poquito y a la vez disfrutar una buena propuesta. Además de todo lo ya mencionado, vale la pena decir que es entretenida, con buenas actuaciones, linda fotografía, acertado soundtrack y, sobre todo, un excelente guion.

Compartir
Artículo anteriorUn trabajo diferente
Artículo siguienteTras las paredes del sueño
Ericka Turcios
Guatemala. Con deseos, metas y ambiciones, decidió dar un paso y dedicarse a hacer lo que le gusta. No resultaba ser la mejor para hablar, pero descubrió su expresión en la palabra escrita y de esa forma logró compartir su pasión. Puede que sus gustos no sean del agrado de todo el mundo, pero ella desea comunicarse por medio de la escritura con personas que logren entenderla y con quien tenga intereses en común.

1 Comentario

  1. Amé cada capítulo -y también odié cada capítulo 😀 … Por más que alguien se quiera sentir ajeno a la tecnología y sus efectos, inevitablemente nos trapa. Gracias por la recomendación!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + siete =