Esta novela fue la primera obra publicada del argelino Albert Camus y ésta marcaría un patrón característico en el autor, el pensamiento del absurdo. El Nobel de literatura de 1957 en este texto crea una sensación de intriga en el lector por cómo es Meursault, el protagonista, más allá de los hechos que le ocurren al personaje y del desenlace, el enigma radica en cómo éste hombre se apropia de su libertad como individuo y actúa de acuerdo a un criterio autónomo.

“Hoy, mamá ha muerto. O tal vez fue ayer, no sé”. Así es como inicia El Extranjero, relatando la historia de un hombre ajeno al mundo al que no le encuentra sentido (pensamiento del absurdo), pero que es algo que no le atormenta, demostrando desde el inicio su apatía por los hechos, las personas, su entorno y su propia vida. Con esta primera línea crea una sensación de incredulidad ante el actuar tranquilo del personaje, que lejos está de lo que se esperaría socialmente de alguien a quien le dan la noticia del fallecimiento de su madre, a partir de entonces cada reacción de Meursault es un interrogante de la realidad sobre los subordinados comportamientos sociales.

El extranjero es una crítica a la sociedad que condiciona los actos, juzga el actuar y la indiferencia ante la vida, muestra una justicia que no busca castigar delitos sino posturas sobre realidades, Camus por medio de esta obra evidencia una sociedad enferma por la homogeneidad que se siente insultada y amenazada cuando alguien no cumple con los parámetros que todos siguen, la razón de que se llame El Extranjero es porque en definitiva no hay nada en ese mundo de máscaras que incite al protagonista hacer parte de él.

Meursault, evidencia el pensamiento del absurdo que caracterizó las obras de Camus, del ser incomprendido que la sociedad busca encasillar. Durante todo el relato se evidencian situaciones en las que como lector se genera intriga por el personaje, por sus respuestas precisas, por un actuar diferente, por pensar de forma autónoma, libre de subjetividades ajenas, de manera que cada situación que le ocurre te hace sentir que desde 1942 cuando fue publicado el libro hasta el 2017 el manual de instrucciones de cómo actuar para ingresar a un grupo social determinado permanece intacto. Y que todavía pensar y actuar diferente crea finales semejantes.

Los prejuicios y temores humanos son sólo momentos a los que la sociedad les concede demasiada importancia, y crea estigmas sobre los mismos, es por esto que Meursault es un personaje especial nada de esto parece alterarle más allá de lo que él, naturalmente pueda estarlo, la vida pasa imperceptible a sus ojos, no parece tener ambiciones, vive conforme consigo y actúa según como se lo dicte la conciencia y no el mundo que adoctrina al ser humano desde que nace sobre cuando llorar, fumar, dormir, reír o tener una relación.

Camus afirmaba respecto a su libro que “El héroe del libro es condenado porque no juega el juego…, porque rechaza mentir. Mentir no es sólo decir lo que no es. También y sobre todo significa decir más de lo que se siente”, por lo que Meursault se puede considerar como ese hombre que tiene dominio de su vida y repulsar la caricatura que piensan hacer de él lo hace libre. Sin embargo, su apatía por el mundo no lo convierte en el ser ejemplo de la humanidad, pero sí en un hombre coherente con su pensar y actuar.

La forma en la que se desarrolla la historia permite crear una reflexión y filosofar sobre el sentido por el cual el hombre se engaña para sacar provecho de situaciones que no lograría si fuese de otro modo, hasta llegar al punto de auto-engañarse y renunciar a la esencia que lo compone, acciones muy características en el mundo banal del que se hace parte y que transgrede el mundo filosófico del libro hacia la realidad actual.

Título original: L ‘Etranger
Título en español: El extranjero
Autor: Albert Camus
Traducción: José Ángel Valente
Editorial: Galaxia Gutenberg. Círculo de lectores
Páginas: 141
ISBN: 84-8109-328-9

Compartir
Artículo anteriorTras las paredes del sueño
Artículo siguienteEl comedor
Juliana Mesa
Colombia. Estudiante de comunicación social y periodismo en la Corporación Universitaria Minuto de Dios. Se interesa en temas políticos y sociales, escribe en su blog Pergamino de Utopías hace 4 años y actualmente colabora para la Revista Elipsis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 10 =