La caída del muro de Berlín significó para el mundo el fin de una era y el inicio de la imposición de Occidente sobre Oriente.

La película fue estrenada el 13 de febrero del 2003 en Alemania, catorce años después de la caída del muro de Berlín y está recreada en dos momentos importantes de la historia: el primero meses antes de la unificación de Alemania y el segundo con la llegada del mercado capitalista en la Alemania del Este. Good bye Lenin por el contexto y la forma como se desarrolla la historia tiene cierta semejanza con la película La Vida es Bella (1997) de Roberto Benigni, la manera como Alex, el protagonista trata de recrearle la antigua Alemania a su madre y como Guido se inventa un torneo en un campamento nazi, ambos intentando ocultar la realidad del momento refleja la similitud de las cintas.

Inicia con la narración de Alex sobre cómo era su vida en un país socialista, el viaje de un alemán a la luna y el acoso de miembros del partido interrogando a Christiane (madre de Alex) sobre los viajes de su esposo a occidente. Un hecho importante la involucra totalmente al partido socialista y la crisis que genera en la población el régimen comunista de Erich Honecker hace que la población inconforme marche y culmine con la polarización de Occidente en la Alemania del Este y la casi desaparición del bloque socialista.


Good Bye Lenin realiza un paralelo sobre la forma de vivir entre ambas Alemanias, mientras Alex hace todo lo posible por mantener a su madre en un mundo socialista el capitalismo atañe con fuerza el mercado, las casas, las calles y todo rincón que prevalezca permeado con ideologías de izquierda. En la cinta se puede apreciar la llegada de Coca-Cola símbolo predominante del capitalismo que reemplaza la propaganda de la RDA (República Democrática Alemana). La comida del Este deja de existir y con ella la moneda, todo aquel que no hubiese cambiado los marcos de la RDA al marco alemán perdería su dinero, todo desaparecía a una velocidad espeluznante, tanto que era como si el muro nunca hubiese estado ahí, excepto en la habitación de Christiane, allí Alemania seguía dividida y las ideas socialistas estaban más firmes que nunca.

Esta cinta es un recomendado de obligatoria apreciación, por la crítica que realiza a las dos ideologías: los excesos de la Alemania occidental y la represión de la Alemania del Este. El desarrollo de la historia y la forma como la ambientaron al contexto de la época logró explicar el adiós el líder de la Revolución Rusa (1917) Vladímir Ilich Uliánov, Lenin.

Título original: Good Bye Lenin!
Director: Wolfgang Becker
Guion: Wolfgang Becker y Bernd Lichtenberg
Intérpretes: Daniel Brühl, Katrin Saß, Maria Simon, Burghart Klaußner, Florian Lukas.
Música: Yann Tiersen
Género: Comedia dramática
País: Alemania
Año: 2003
Duración: 118 minutos

Compartir
Artículo anteriorMi papá de plastilina
Artículo siguienteCuando la censura llega desde el “bienpensantismo” más ridículo
Juliana Mesa
Colombia. Estudiante de comunicación social y periodismo en la Corporación Universitaria Minuto de Dios. Se interesa en temas políticos y sociales, escribe en su blog Pergamino de Utopías hace 4 años y actualmente colabora para la Revista Elipsis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here