Esta piedra la trajo Miguel desde Nazca [Perú], es su amuleto de la suerte en esa larga travesía que ha sido viajar desde Caracas hasta Tacna, en la frontera de Perú con Chile y ahora de vuelta hacia Cartagena. En Chile no los dejaron entrar y decidieron volver hacia Colombia junto con su compañera, su primo, la esposa y la hija de su primo y un perrito que recién compraron en su recorrido desde Medellín hasta Caucasia, sitio en el que nos pusimos a charlar. Estudiaba veterinaria en su país hasta que le tocó salir amenazado, luego de ser uno de los guarimberos que protestaron, hace dos años, contra Maduro en Caracas. Cuenta que el viajar por Suramérica ha sido una dura experiencia pero a la vez ha conocido sitios a los que jamás había pensado viajar, uno de esos las líneas de Nazca. Dice que el peor sitio que le ha tocado conocer fue el páramo de Berlín en Santander [Colombia], que allí el frío era aterrador, que los dientes no paraban de temblarle y que algunos de sus compatriotas se han muerto por la temperatura extrema.

Cuenta que el país en el que más les toco caminar fue Ecuador, pues nadie les paraba y casi ni les hablaban al notar que eran venezolanos, que en ese país la cosa se está poniendo cada vez peor para ellos. Recuerda con cariño a un chofer de tractomula que llevó a sus compañeros y a otros veinte venezolanos por un trayecto largo en Nariño y adicionalmente los invitó a comer a todos, él dice que en Colombia es donde mejor los tratan y muchos camioneros los recogen. Miguel dice, sonriente, que cuando vuelva a su país desea meterse a la política, ser presidente, acabar con la corrupción y tratar de unir nuevamente a las muchas familias que se han separado a causa de la crisis en Venezuela. Mientras hablamos, sale una empleada del restaurante que queda al frente y le trae al grupo una bolsa de almuerzos empacados en cajitas de icopor.

Compartir
Artículo anteriorMonsieur Lazhar: ¿cómo la educación emocional transforma?
Alter Eddie
Colombia. Animador, plastilinómano plastilínico que plastiliniza algunas de las cosas que pasan en nuestra realidad plastilínica. Colaborador de El Espectador y varios libros publicados relacionados con el arte de moldear plastilina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × dos =