Foto: Mao Ramírez

Me llama la atención leer en estos días tantos estados de crítica en redes sociales sobre la fotografía erótica que subimos, en su mayoría, las mujeres.

Y es que a la hora de agredir a una mujer, la sociedad nos recuerda dos aspectos: El machismo, a través de los años se sostiene más fuerte que nunca, a veces las enemigas más peligrosas del género femenino, son las mismas mujeres. “Subir una foto sexy no te hace modelo”, dicen unas. “Solo se muestran por tener likes, dicen otros”

Las dos anteriores frases, son la forma más sutil de ejemplificar porqué en realidad los comentarios son perversos y realmente agresivos.

El Social Network como le dicen en los países ingleses, ha permitido que cada persona tenga su espacio para hacer algo que los periodistas conocemos como “Free Press” o publicidad gratis. Las redes sociales se convierten entonces en el mejor espacio para promocionar, los pensamientos, las ideas, los trabajos, etc.

No sé cuál es el problema que tienen algunos usuarios de Facebook e Instagram, cuando la mujeres suben fotos en las que se sienten, lindas y sexys.

Cuando tenía unos 18 años tuve mi primer Iphone y empecé a disfrutar de todas las funciones y aplicaciones de ese tal “smartphone”; tenía, incluida la cámara fotográfica. Foto con mi vestido nuevo, foto con mi nuevo labial, foto de vacaciones, foto con mi gato, foto, foto, foto; ¡Me encantan las fotos!

Tiempo después un fotógrafo me contactó porque le gustaban mis publicaciones y quería hacerme un trabajo profesional. Algo que acepté sin pensarlo dos veces porque me encanta la fotografía. Varios trabajos después, me contactó un fotógrafo que trabajaba para un portal web llamado Zivity. Plataformas como esta, Suicide Girls, Patreon, entre otras, les pagan a modelos y fotógrafos por hacer fotografía erótica.

La Real Academia Española define los siguientes conceptos de maneras diferentes:
-Arte erótico: Exaltación del amor físico en el arte, un enfoque estético que se le da al deseo.
-Pornografía: Presentación abierta y cruda del acto sexual.

Luego de abrir mi mente, dejar atrás mi parte conservadora y participar en varias de estos portales de fotografía erótica me llevé una gran sorpresa al conocer que en casi todos estos sitios se apoya y promociona a la mujer real.

Foto: Nilson Camargo

La sociedad nos ha vendido un concepto erróneo de lo que debería ser la mujer ideal: grandes senos y caderas, estrechas cinturas, rubias de ojos azules que pasan todo el día en el gimnasio, no se comen un chocolate y además son brutas.

Lo primero que llamó mi atención de Zivity y Suicide Girls fue que las modelos mejor pagas son en su mayoría las reales, las que si bien tienen un lindo cuerpo son producto de una vida sana y del ejercicio, no son operadas, esclavas del gimnasio, ni obsesionadas con las calorías.

Casi todas son mujeres como usted, su amiga, su novia o como yo, jóvenes que disfrutan de una hamburguesa, de una cerveza, descansan un día del gimnasio; son doctoras, maestras, madres, empresarias, periodistas, servidoras públicas, deportistas, artistas; mujeres inteligentes, valiosas y reales.

Estos espacios además fortalecen la autoestima; el hecho de que ellas mismas vean sus poses, sus gestos, que se vean lindas como son, naturalmente, las fortalece internamente, les da seguridad y además unos cuantos “dolaritos” por mostrar su cuerpo como arte.

Propongo entonces terminar con ese matoneo y agresividad en redes sociales; si no le gustan las publicaciones de alguien puede dejar de seguirlo o en el peor de los casos bloquearlo.

Por el contrario, si una chica le parece sexy cuide sus comentarios, impúlsela a cuidarse naturalmente, en lugar de sugerirle convertirse en esa mujer plástica y hueca que a muchos de nosotros no nos interesa.

Compartir
Artículo anteriorEl papel de los medios de comunicación en el conflicto armado colombiano
Artículo siguienteAnillo mortal
Dafne Punk
Colombia. Comunicadora social y periodista. Especialista en comunicación organizacional. Realizadora audiovisual, modelo alternativa, vocalista de Estigma Social Punk. ¡Maldita niña, que nunca se está quieta!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 3 =