El Museo Cementerio San pedro, ubicado en la ciudad de Medellín [Colombia], sector Lovaina, fue construido en el año 1842 por iniciativa de don Pedro Uribe Restrepo. Su origen reside en la idea de un cementerio privado, se le da la categoría de museo en 1998 y de Monumento Nacional en 1999. La rotonda central es una imitación de la plaza de San Pedro en Roma, los mausoleos que allí se encuentran permiten visualizar la riqueza de la época y de quienes allí reposan sus restos, grandes empresarios, filántropos, personas benefactoras de la ciudad, que se dedicaron a través de sus obras e ideales a construir la Medellín de hoy. Personas visionarias que crearon proyectos de ciudad para hacer de la vida de los habitantes y de la imagen de la ciudad un hito nacional.

La riqueza de las personas prestantes de la época, permitió la llegada de europeos que moldearon la ciudad a nivel arquitectónico y cultural, se ejecutaron obras como el actual Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe, el Ferrocarril de Antioquia, entre otros proyectos que hicieron de Antioquia uno de los departamentos más prósperos del país y por medio de las damas cultas de la sociedad antioqueña se crearon manuales de las Buenas Maneras y Costumbres, con el fin de civilizar a la población. La genética emprendedora de los antioqueños hizo que grandes empresas, fundaciones y proyectos se crearan en esta región:
– Familia Duque Saldarriaga: Pintuco- Luis Eduardo Yepes: Almacenes LEY, Almacenes Éxito- Luis López de Mesa: IDEA- Familia Posada Tobón: Postobón.- Carlos E. Restrepo y Gonzalo Escobar: Sociedad de Mejoras Públicas.

Sin embargo, la lucha por ideologías políticas imposibilitó que ideales y proyectos se llevaron a cabo o se realizaran por completo, como es el caso de Carlos E. Restrepo con el republicanismo, un pensamiento liberal para la época, que no fue aprobado por la iglesia que derrocó sus proyectos de transformación; como también con Mariano Ospina Rodríguez, gran opositor del liberalismo y de Tomás Cipriano de Mosquera con la constitución de Rionegro, por ser considerada federal y radical.

Historias de lucha, de emprendimiento, perseverancia y empeño, se encuentran en el Museo Cementerio San Pedro, desde donde también se logra apreciar las diferencias de clases, desde su fundación hasta la actualidad. Este espacio es uno de los pocos lugares que han sobrevivido a la amenaza del desarrollo que sentencia con destruir la historia. En algunas partes del mundo, y también en Colombia, se queman libros; en Antioquia se tumba el patrimonio. Este lugar permite evaluar la transformación de la ciudad, da respuestas al porqué del hoy, de cómo se pasó de la tacita de mierda del siglo XIX a la tacita de plata del XXI.

Compartir
Artículo anteriorRebelión por el voto
Artículo siguienteIndios peruanos
Juliana Mesa
Colombia. Estudiante de comunicación social y periodismo en la Corporación Universitaria Minuto de Dios. Se interesa en temas políticos y sociales, escribe en su blog Pergamino de Utopías hace 4 años y actualmente colabora para la Revista Elipsis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 6 =