1. Mi primera lectura fue el hispanoamericano o quizá no se llamaba así. Se trata de un libro tipo revista en donde aprendí a leer. Lo otro fue Papelucho en la clínica y algunos capítulos del Apocalipsis en esas biblias tamaño bolsillo. Guardo especialmente el capítulo que habla del dragón persiguiendo a una madre con su hijo 2. Tuve muchas pesadillas entorno a la Biblia y a la iglesia. 3. Por aquel entonces solo podía relacionar la iglesia con el Papa. Sobre el cristianismo no tenía idea, menos sobre el catolicismo, los romanos, los gnósticos del segundo siglo, la superstición del siglo XXI. 4. En un sueño aparece el Papa entrando por la ventana de mi pieza, luego saca una bolsa y me lleva con él. Tiempo después me di cuenta que la habitación del sueño se parece mucho a la de Wendy, la niña de Peter Pan. 5. La primera vez que recuerdo escribir algo fue en el colegio. Hice una carta para el día de la mamá. No tengo idea sobre lo que dije, pero también hice un dibujo. Una casa con figuras geométricas, un árbol que era el doble de alto, el cielo celeste, el suelo verde claro, el árbol a un costado de la casa y mi mamá a la izquierda. 6. En una ocasión me dieron la tarea de hacer un cuento. Quise hacer una carta escrita por alguien disléxico, sin saber sobre la dislexia. La carta estaba toda desordenada, entonces el cuento era sobre una niña que descifraba el mensaje. Nunca lo escribí, o era un desafío demasiado grande o simplemente me entregué a la flojera, así que el cuento lo hice en clases durante el último día. Se trató de un tractor parlanchín que hablaba con los trabajadores, algo así como Bob el constructor 7. No sé con seguridad si había un tractor que hablaba en la serie animada. 8. Le tengo especial cariño a Roald Dahl. Creo que por él seguí leyendo. Mis libros favoritos son Matilda y el Superzorro. 9. En una ocasión, pusieron un papel escrito bajo la mesa que ocupaba en el colegio: ¿Nos vamos a casar? Tomé otra hoja y le respondí: Si, cuando seamos más grandes. A fin de año se tuvo que ir de la escuela y no la vi más.10. El primer libro de poemas que leí fue las Odas Elementales. Me gustaba especialmente la oda a la alcachofa, aunque nunca terminé de leer el libro. Pienso que me pudo haber gustado otro poema, así que por eso mismo no lo voy a terminar.

11. Con mis amigos éramos todos de la universidad de chile, el club de futbol, así que a veces escribíamos cosas en las mesas del liceo. Me gustaba escribir “Rivarola” con letras eléctricas. 12. Entre ellos estaba el Nico. Nos hicimos más cercanos porque me invitaba a la casa a jugar Halo, un juego de disparos. Una vez me prestó la saga del señor de los anillos y traté de leerla. Llegué hasta las dos torres y luego no seguí. 13. También me pasó en un pendrive la historia de Warcraft, un juego de estrategia que tenía por argumento el mismo asunto de la tierra media, superficialmente hablando. 14. Lo leí al menos dos veces. 15. Cuando aprendí a tocar guitarra traté de escribir una canción para mi pareja de ese entonces, pero la letra me salía demasiado cursi. Al final no le escribí ninguna. 16. He escrito solo una y la hice mientras tocaba piano. Es sencilla, empalagosa, pero no la olvidé porque me atreví a interpretarla en la casa de alguien a quien no recuerdo. Una amiga estaba presente y me dijo que le gustó, luego de eso no volví a tocar la canción. 17. Estuve unos meses aprendiendo batería con el tío de una compañera. Estuvimos juntos como 2 meses, después terminamos y su tío no me hizo más clases. 18. Se llamaba Jorge y le gustaba Bukowski. Me prestó Peleando a la contra, una antología que sacó Anagrama de cuentos, poemas y fragmentos de novelas. No la leí. 19. Aprendí a leer partitura de batería, lo único teórico que se de algún instrumento. 20. Me puse a leer muchos comics, especialmente a Batman. Las historias del murciélago en blanco y negro son mis favoritas. Bruce se ve mucho más oscuro cuando no tiene colores.

21. Leí a Rivera Letelier y no lo soporto hasta el día de hoy. 22. Leí Mala Onda y me gustó. Después lo volví a leer y no lo pude terminar. El libro lo vendí lo más barato que pude. Luego leí Sobredosis y se lo regalé a una amiga. Nunca más leí a Fuguet 23. Terminé hablando con un profesor practicante varias veces. Me dijo que leía y me preguntó si yo también, le dije que sí, pero solo había leído las cosas de la escuela. El túnel y El señor de las moscas me gustaban harto. Al otro día me prestó Cartero de Bukowski. Lo leí apenas llegué a la casa y me gustó, pero no se lo devolví en harto tiempo, siempre se me quedaba antes de salir. Cuando se lo devolví no me volvió a prestar otro libro. 24. En el liceo pidieron una tarea, había que hacer un poema sobre cualquier cosa y yo lo quise hacer de amor. A la profesora le gustó y me habló del premio Albatros de poesía escolar. Mandé por correo un poema sobre un temblor y no gané nada. 25. Al otro año mandé un poema que era una carta de suicidio. Me dieron una mención honrosa. 26. A veces escribo poesía, hubo un tiempo en que lo hacía mucho, luego lo dejé de hacer porque no me gustaba o no me sentía bien. 27. Empecé a escribir relatos cuando entré a la U. Hicieron un concurso de microficciones y participé. Me dieron el tercer lugar y con ello un poco de dinero. Me lo gasté en un libro y en un atrapasueños. 28. Siempre he tratado de hacer diarios de vida, pero nunca me resultan. Escribo tres o cuatro días y luego lo olvido. 29. En el liceo tenía una profesora que no revisaba los trabajos. Lo descubrí al falsear uno de investigación sobre las aglomeraciones urbanas. Un amigo me dijo que la puteara por escrito, pero lo consideré muy arriesgado. Al final me limité a colocar datos, nombres y teorías falsas. 30. Saqué la más alta calificación.

31. Mis autores favoritos son Bolaño y Teillier. Bolaño porque compré por accidente los Detectives Salvajes a precio de huevo. Por la portada pensé que se trataba de otro libro. Fue en una feria de las pulgas y aquel día hacía mucho calor. Sobre Teillier no me acuerdo, según yo fue porque lo leí en una antología Cátedra que había en la biblioteca Antártica. Leí como 6 poemas y luego me fui. Otro instante fue en un documental sobre Enrique Lihn. Decía que Teillier era su contraparte, el otro lado de la moneda. No podría asegurar que cosa pasó primero. 32. Hubo un periodo en donde estuve triste por muchos meses. No salía de la casa, me quedaba leyendo, jugando en una Play Station con mi hermano chico, conversando con amigos que pasaban a quedarse por la noche. Me enteré de un concurso que hacían en la ciudad de Lebú y me comprometí a participar. El relato se trataba de alguien que intentaba escribir, pero no le resultaba. No saque ningún puesto, pero seleccionaron 11 textos para hacer una antología y me publicaron. 33. Tiempo después me hice amigo de los escritores locales de Temuco, gente en su mayoría vieja que escribían mucho y leían casi nada. A algunos les mostré lo que tenía escrito, pero nadie dijo algo positivo, solo críticas destructivas. Solo una persona se vio alegre con mi trabajo, se trataba de una mujer cuarentona, fanática de los poemas de Benedetti. Me dijo que estaba haciendo un proyecto de autoedición, hacía sus libros con cartulina y hojas de oficio. Me invitó a participar, pero al final terminé por desligarme. 34. Con mis compañeros de universidad hicimos algunos poemarios cartoneros y los regalamos en una feria del libro. El que escribí yo se llamaba Hojas y Peces. Tenía 23 poemas cortos de amor y otros sobre una pecera que había en la casa de una ex pareja. No me quedé con ninguna copia y lo borré. En mi notebook hay cuatro poemas que se salvaron por casualidad. Uno lo publiqué en un blog que tengo abandonado, otro lo mandé a una revista, pero no lo aceptaron. 35. Disfruto más leyendo que tratando de escribir. El espacio de personas que escriben está más que aglomerado, hay muchos escritores, pero muy pocos se dan el tiempo de leer. Todos quieren ser leídos, pero ellos no leen a nadie. 36. Escribo porque es el próximo paso luego de leer algo que te deja medio muerto. 37. En realidad no es el próximo paso, es una alternativa que guarda relación, pero una fantasmal, difícil de notar. 38. Cuando leí Llamadas telefónicas, entendí que el narrador de Bolaño es alguien que escribe y al mismo tiempo va persiguiendo coordenadas, rutas, pequeñas simbologías para seguir construyendo. Es decir, su narrador escribe mientras va leyendo. 39. Leer y escribir es una actividad como cualquier otra, no le veo tanta trascendencia. 40. Una canción de Silvio Rodríguez se pregunta sobre la trascendencia de las palabras ¿A dónde se van? Dice.

41. No creo que preguntarse sobre la trascendencia de las cosas de lo mismo, pero tampoco es importante, al menos para mí. Encuentro que es entretenido, al igual que leer y escribir. 42. Escribo porque me divierte, gracioso. 43. Las historietas cómicas me sacan carcajadas. 44. Las historietas son un espacio literario no reconocido. 45. Los mejores chistes los cuenta Condorito. Cuando los lees te quedas Plop. 46. Al recordar a los muertos queridos, uno se adentra en la memoria de la risa, aquellos días en donde sonreíamos juntos. 47. Nicanor Parra será el último poeta que vivirá después de la muerte. 48. El escribir tiene que ser como la risa, un acto espontaneo, algo inevitable. 49. Ríe lo más puedas. 50. Procura llorar con la intensidad de las carcajadas.

Compartir
Artículo anteriorWhen the music is over
Artículo siguienteEducación en crisis
Victor González Astudillo
Chile. Finalista del XIV premio internacional Gonzalo Rojas Pizarro en categoría relato con el cuento Primeras letras y escrituras. Tercer lugar Concurso de Microrelatos Club de lectura Universidad de La Frontera 2016 con el cuento Canicas. Tercer lugar concurso Relatos de verano, Universidad Alberto Hurtado. Ha sido publicado en diversas revistas literarias, entre ellas Kaleido, Espora, Nuevo Milenio, Monolito, Libro de arena, Letramía, Palabrerías y el Fanzine Geogra Tabvla Aphica Regni Chili, como miembro del taller Operaciones Narrativas impartido por el escritor chileno Bruno Lloret. Actualmente cursa una Licenciatura en Lengua y Literatura en la Universidad Alberto Hurtado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cinco =