La lucha por los derechos de las mujeres lleva décadas y durante todo ese tiempo han sido miles las que han salido a las calles para exigir que el Estado conceda, y con el paso de los años, garantice los derechos que han logrado y han sido plasmados en las cartas magnas de cada país. La película Las Sufragistas (2015) recreada en Londres 1912 evidencia los constantes esfuerzos que hicieron las mujeres para conseguir el derecho al voto para así poder intervenir en decisiones que las afectaran, alzar su voz frente al gobierno y al mismo rey quien para la época era Jorge V.

Está demostrado que la inconformidad de un pueblo se convierte en una razón de peso para hacer que se una y así emprender acciones colectivas que obliguen al gobierno a dar soluciones sobre la petición de los ciudadanos. El movimiento de mujeres llamado Las Sufragistas reunió a chicas que eran explotadas laboralmente, acosadas por sus jefes, engañadas por los altos mandos del gobierno y, en otras palabras, minimizadas ante la sociedad, porque según los hombres que estaban en los altos cargos públicos asumían que conceder el voto a la mujer sería perder la estructura social, argumentaban que éstas eran bien representadas por sus esposos, padres o hermanos, una línea prominentemente patriarcal que no distinguía clases sociales.

Las mujeres eran educadas para ser sumisas, respetar y obedecer al esposo, pese a que hubiera discrepancias sobre decisiones o comentarios; eran el modelo que la mayoría de las jóvenes debía cumplir y, sin embargo, la rebeldía se apoderaba de ellas con cada injusticia a la que eran sometidas. Uno de los escenarios importantes de la película es la lavandería en la que trabajan un tercio más de tiempo que los hombres a la semana y les pagan 6 chelines menos que a ellos. Jornadas extensas en las que lo único que respiraban era gas y estaban propensas a intoxicarse, quemarse y a las venas varices que al final termina por imposibilitarles continuar con su trabajo. La vida de una mujer en ese lugar es realmente precaria, muchas prácticamente nacían ahí, la señora Watts en un testimonio que dio como evidencia de la importancia de mejorar las condiciones laborales y éstas las pudieran exigir mediante el voto argumentó que: su madre murió cuando tenía 4 años a causa de que un balde de agua hirviendo le cayera encima. Watss trabajó hasta los 12 años medio tiempo, luego comenzó a laborar tiempo completo; con 17 años se convirtió en capataz y a los 20 en jefe.

La película es una muestra sobre lo que se puede conseguir mediante la participación, aunque para ellas hablar, participar o manifestarse estaba en contra de la estructura social establecida. “La idea de cambiar esta vida, de que hay otra forma de vivir” las impulsaba a continuar. Dicen que la unión hace la fuerza y las acciones valen más que mil palabras, tomando estas dos frases como referencia, las mujeres inglesas vivían una constante violación de derechos, pero se debe analizar que para entonces sus derechos se reducían a lo que los hombres (padres, hermanos o esposos) dispusieran, pudieron salir de los hogares para ingresar al campo laboral gracias a la guerra que generó crisis económica, pero allí fueron explotadas y se enalteció el poder masculino. A razón de todo esto las mujeres creyeron en la posibilidad de hacer algo unidas para cambiar el sistema establecido, así que aprovechaban para hablar cuando eran llamadas a ello y cuando no también lo hacían, Las Sufragistas fue un movimiento ciudadano en el que como miembros de un Estado exigían calidad en las condiciones laborales y aunque la ley no las amparaba, ellas hicieron hasta lo imposible por ser visibles ante ésta, porque se concebía como inaudito inhabilitar derechos que le correspondían bajo el argumento de pertenecer al sexo opuesto.

 

Título original: Suffragette
Título en español: Las Sufraguistas
Año: 2015
Duración: 106 min.
País: Reino Unido
Directora: Sarah Gavron
Guion: Abi Morgan

Compartir
Artículo anteriorEl librero de Palinuro
Artículo siguienteCementerio San Pedro
Juliana Mesa
Colombia. Estudiante de comunicación social y periodismo en la Corporación Universitaria Minuto de Dios. Se interesa en temas políticos y sociales, escribe en su blog Pergamino de Utopías hace 4 años y actualmente colabora para la Revista Elipsis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cinco =